Contacto Sembrando Vida Sembrando Vida
Ayudanos a ayudar

Trocha Mono

La Trocha o Sendero del Mono recorre algunas de las laderas del Predio, por lo que las pendientes son relativamente pronunciadas en varios tramos, especialmente en dos de ellos. El camino debe su nombre al hecho de que, a unos 900 metros del albergue siguiendo su trazado, pueden ser observados grupos de simios silvestres. 

El paseo, en su mayor parte, no presenta especiales dificultades, salvando las mencionadas dos pendientes que exigirán un esfuerzo suplementario. Como en otros puntos de la Reserva, a lo largo de la Trocha del Mono nos toparemos con gran diversidad de especies animales y vegetales, tales como los lepidópteros Cithaerias Pireta, Mesosemia Sp, Napeogenes Spp, Oleria Sp, o árboles de gran diámetro como el "Ojé" o "Leche-leche" (Ficus Sp.), Moenas (Lauraceae), "Shimbillos" (Inga Spp), Águano o Tornillo (Cedrelinga Cataeniformes), Cedrela Sp, o palmeras como la Wettinia Angusta, la Geonoma Sp, o la Iriartea Deltoidea popularmente conocida como "Chonta".

En los arroyos de agua cristalina que flanquean la trocha se harán presentes ejemplares de diversas especies de ave como la Tangara, el Traupido, el Picaflor o Colibrí o distintos tipos de Loros. Sus cantos acompañarán a los caminantes durante todo el trayecto. 

 Al final -tras aproximadamente una hora-, ya en el mirador, tan sólo restará esperar pacientemente el paso de las familias de monos por entre las copas de los árboles. Podrán aparecer grupos de simios de altura como los Choros (Lagothrix Lagotrichia), en número de entre seis y ocho individuos, siempre dirigidos por un "macho alpha", distinguible por su mayor tamaño.

Aquí la quietud debe ser total, por mucho que los mosquitos aprovechen la situación para alimentarse a costa de los visitantes. Igualmente, se hará necesario guardar silencio, todo para no ahuyentar a los verdaderos propietarios de los árboles: los monos. Será posible observarlos mientras se alimentan a base de hojas de árboles como el Shimbillo, Annonáceas, Lauráceas, etc. También se les verá a la búsqueda de insectos en las copas de los árboles o en ramas viejas y podridas, así como bajo las hojas. 

Los monos pueden ser observados aquí en distintas franjas horarias, aunque ello no puede garantizarse debido a la constante movilidad de los grupos de simios. 

Estudiantes de la escuela Tikapata en nuestra Reserva

Estudiantes de la escuela Tikapata en nuestra Reserva

Luna y un grupo de compañeros de la escuela Tikapata del Valle Sagrado, visitaron la Reserva Ecológica Chontachaka a principios de setiembre. Durante su estancia, se informaron acerca del proyecto de reforestación que se desarrolla allí desde hace die

Más noticias
© Chontachaka 2014
realización Alpakita
diseño original: Marcelo Lozada Barsanti